Juego y deporte - Downciclopedia

Inicio / Desarrollo personal / Deportes / Juego y deporte

Juego y deporte

El juego constituye un modo de expresión esencial en la etapa infantil.
 

Es una actividad indispensable para el desarrollo de las capacidades motoras, cognitivas y de relación. El niño necesita jugar para aprender, asimilar y conquistar todo lo que le rodea, formar su personalidad, evadirse o sortear los obstáculos que el mundo de los adultos le plantea, conocerse a sí mismo y ¿por qué no?, procurarse placer y entretenimiento.

El juego favorece el desarrollo mental, físico, social, afectivo y emocional.

La actividad mental en el juego es constante. El juego implica imaginación y fantasía, creación y exploración. Mientras el niño juega crea cosas, inventa situaciones, busca posibilidades y soluciones.

El juego favorece el desarrollo cognitivo, aprende a prestar atención y concentrarse en lo que está haciendo, recordar y memorizar las reglas y situaciones, aprende a razonar. Contribuye al desarrollo del pensamiento, que en un principio no percibe las cosas en detalle, sino globalmente, para finalmente pasar al pensamiento conceptual, lógico y abstracto.

El desarrollo físico al igual que el mental, va unido estrechamente al juego.

Las necesidades motoras son satisfechas mediante la actividad lúdica. El movimiento favorece el conocimiento del propio esquema corporal, el desarrollo muscular, la coordinación y el equilibrio, las capacidades sensoriales, perceptivas y espaciales, las destrezas manuales y la agilidad corporal.

El niño disfruta primero con la marcha, después trepando, saltando, corriendo, rodando, etc., todos los ejercicios que le proporcionan sensaciones corporales placenteras y todas ellas apasionantes en su relación con el mundo.

El juego está siempre cargado de afectividad y de situaciones emocionales. Sirven para canalizar la manifestación de deseos, temores, pulsiones en general. Posibilita evocar necesidades, inventar papeles, representar situaciones reales o fantasías. Permite la adquisición de seguridad en sí mismo, de autoafirmación.

El juego es quién introducirá a la persona en la práctica deportiva como un aspecto de ocio en la dimensión de su calidad de vida. La actividad deportiva juega un papel importante en la formación integral.

Martín y Martín, tras una experiencia continuada de realización de juegos y deportes con personas con retraso mental desde el año 1974 pudo comprobar que:

"El deporte mejora el equilibrio psicológico del deficiente y le ayuda a relacionarse con el mundo exterior, haciendo que desarrolle más actividades mentales y éticas que van a ser esenciales para su integración social. " (1988).

Si el deporte es importante para la persona "normal", para las personas con retraso mental lo es aún más, dado que entre otras cosas le permite de rehabilitación física y psíquica. Esto debería bastar para concienciar a la sociedad del derecho que tienen las personas con algún tipo de minusvalía para la práctica deportiva y favorecer su accesibilidad.

Numerosos estudios han comprobado como las personas con síndrome de Down han mejorado su capacidad física con la práctica deportiva habitual. Además, dicha práctica continuada, ha logrado que actitudes de rechazo se vayan transformando en amabilidad y sociabilidad.


Ministerio de Sanidad y Consumo
La importancia del juego en la vida del niño. 1983, Madrid
Dirección General de salud Pública.
Linares, Pedro L.
Deficiencia mental y deporte.
Revista Polibea. Atención psicomotriz, 4-8.