Índice del artículo

Asignación económica por hijo a menor acogido a cargo

  • Incapacidad permanente parcial para la profesión habitual: Aquella que, sin alcanzar el grado de total, ocasiona al trabajador una disminución no inferior al 33% en su rendimiento normal para dicha profesión, sin impedirle la realización de las tareas fundamentales de la misma.
  • Incapacidad permanente total para la profesión habitual: La que inhabilita al trabajador para la realización de todas o de las fundamentales tareas de dicha profesión, siempre que pueda dedicarse a otra distinta.
  • Incapacidad permanente absoluta para todo trabajo: La que inhabilita por completo al trabajador para toda profesión u oficio.
  • Gran invalidez: La situación del trabajador afecto de incapacidad permanente y que, por consecuencia de pérdidas anatómicas o funcionales, necesite la asistencia de otra persona para los actos más esenciales de la vida, tales como vestirse, desplazarse, comer o análogos.

Causantes

Se considera hijo o menor acogido a cargo a los hijos o menores acogidos que convivan y dependan económicamente del beneficiario, siempre que sean menores de 18 años o mayores afectados por una minusvalía igual o superior al 65%. Se consideran a cargo, aun cuando realicen un trabajo lucrativo, siempre que continúen conviviendo con el beneficiario y los ingresos por su trabajo no superen el 100% del SMI (624 € mes, año 2009) vigente en cada momento, en cómputo anual. No rompe la convivencia la separación transitoria motivada por estudios, trabajo de los progenitores, adoptantes o acogedores, rehabilitación u otras causas similares. 

Los progenitores, adoptantes o acogedores que cumplan los requisitos exigidos por la ley:

» Residir legalmente en territorio español.

» Tener a su cargo hijos o menores acogidos, menores de 18 años o mayores afectados por una discapacidad en un grado igualo superior al 65% y residentes en territorio español.

» No tener derecho a prestaciones de esta misma naturaleza en cualquier otro régimen público de protección social.

» No percibir ingresos anuales, de cualquier naturaleza, superiores a los límites establecidos. No se exige límite de ingresos para el reconocimiento de la condición de beneficiario por hijo o menor acogido a cargo discapacitado. Los hijos discapacitados mayores de 18 años que no hayan sido incapacitados judicialmente y conserven su capacidad de obrar. (Esto se presume cuando no se acredite dicha incapacitación judicial) Los huérfanos de ambos progenitores o adoptantes, menores de 18 años o discapacitados en un grado igualo superior al 65%.

Quienes no sean huérfanos y hayan sido abandonados por sus progenitores o adoptantes, siempre que no se encuentren en régimen de acogimiento familiar, permanente o preadoptivo, y reúnan los requisitos de edad o minusvalía del punto anterior. 

Determinación de los beneficiarios

Sólo puede ser beneficiario uno de los dos progenitores o adoptantes y se aplican las siguientes reglas:

» De común acuerdo

» Si no hay acuerdo lo determinará el INSS siguiendo las reglas en cuanto a patria potestad y guarda que establece el Código Civil

En caso de separación o divorcio:

» Quien tenga a su cargo el hijo o menor

» Cuando por resolución judicial se hubiera acordado el ejercicio compartido de la guarda y custodia, la prestación se reconocerá a cada uno de ellos en proporción al tiempo en que le haya sido reconocida la custodia del hijo o menor.

En caso de huérfanos de ambos progenitores o adoptantes o abandonados por aquellos:

» Representantes legales de menor o discapacitado incapacitado judicialmente, siempre que cumplan la obligación de mantenerlo y educarlo.

» El propio huérfano o abandonado.

Cuantías

La cuantía de la asignación económica es distinta según la edad y el grado de discapacidad del hijo o menor acogido a cargo.

  • El abono se realiza sin pagas extraordinarias (se realizan 12 pagas)
  • Semestralmente, en enero y julio, cuando se trate de menores de 18 años.
  • Mensualmente, a mes vencido, en los casos de discapacitados mayores de 18 años.

La prestación está exenta del IRPF. La prestación se revalorizará cada año de acuerdo con el IPC. 

Otros aspectos de interés

  • La asignación económica se percibirá mientras no se produzcan variaciones familiares que determinen su aumento, disminución o extinción.
  • Todos los beneficiarios tienen la obligación de presentar en el INSS, en el plazo de 30 días, contado desde la fecha en que se produzcan, comunicación debidamente acreditada de las variaciones que hubieran tenido lugar en su situación y pudieran dar lugar a la modificación o extinción del derecho a la prestación.
  • Antes del 1 de Abril de cada año el beneficiario deberá presentar una declaración expresiva de los ingresos habidos durante el ejercicio anterior.
  • Si como consecuencia de las variaciones se produce la extinción del derecho, las asignaciones mensuales o diferencias de más que se hubieran percibido, tendrán la consideración de prestaciones indebidamente percibidas.

Denegación/Extinción

  • La prestación se deniega o extingue por las siguientes causas:
  • El fallecimiento del causante. Si el que fallece es el beneficiario, la titularidad del derecho pasaría al progenitor sobreviviente. si tiene el causante a su cargo.
  • El cumplimiento de la edad de 18 años, salvo cuando se trate de causante mayor de dicha edad afecto de una minusvalía igual o superior al 65%.
  • La desaparición o supresión de la minusvalía por mejoría del causante.
  • El cese de la dependencia económica del causante respecto al beneficiario. (Cuando los ingresos del hijo superen el 100% del salario mínimo en computo anual).
  • La superación, en el año anterior, de los límites de ingresos legalmente establecidos para el mantenimiento del derecho. 

Incompatibilidades

  • Cuando concurran en ambos progenitores o adoptantes las circunstancias necesarias para tener la condición de beneficiarios de las prestaciones familiares, el derecho a percibir la prestación sólo podrá ser reconocido en favor de uno de ellos.
  • Las prestaciones familiares serán incompatibles con la percepción, por parte de los progenitores o adoptantes o, en su caso, de los acogedores, de cualquier otra prestación análoga establecida en los restantes regímenes públicos de protección social. En el supuesto de que uno de los progenitores o adoptantes esté incluido, en razón de la actividad desempeñada o por su condición de pensionista. en un régimen público de Seguridad Social, la prestación correspondiente será reconocida por dicho régimen, siempre que aquél reúna los requisitos necesarios para ser beneficiario de dicha prestación. Cuando los beneficiarios puedan tener derecho a la misma prestación por un mismo sujeto causante en varios regímenes públicos de protección social, deberán optar por uno de ellos.
  • La percepción de las asignaciones económicas por hijo minusválido a cargo mayor de 18 años, es incompatible con la condición. por parte del hijo, de pensionista de jubilación o invalidez en la modalidad no contributiva y con la condición de beneficiario de las pensiones asistencia les reguladas en la Ley 45/1960, de 21 de julio, o de los subsidios de garantía de ingresos mínimos y de ayuda por tercera persona, establecidos en la Ley 13/1982, de 7 de abril, de integración social de los minusválidos (LISMI). En estos supuestos, deberán ejercerse la opción en favor de alguna de las prestaciones declaradas incompatibles. Si los beneficiarios de las prestaciones incompatibles fuesen diferentes, la opción se formulará previo acuerdo de ambos. A falta de acuerdo, prevalecerá el derecho a la pensión de invalidez o jubilación no contributiva o, en su caso, a la pensión regulada en la Ley 45/1960, o a los subsidios de garantía de ingresos mínimos y de ayuda por tercera persona, establecidos en la Ley 13/1982.

Solicitud y gestión

La gestión y el reconocimiento del derecho a las prestaciones familiares corresponde al INSS y la determinación y, en su caso, la revisión del grado de minusvalía, así como la necesidad del concurso de tercera persona, está atribuida al órgano competente de la respectiva Comunidad Autónoma. El procedimiento se inicia ante el INSS con la presentación de la correspondiente solicitud, aportando los documentos necesarios. El derecho al reconocimiento de la prestación prescribe a los 5 años, contados desde el día siguiente a aquél en que se produce el hecho causante