Índice del artículo

En conclusión

consideramos que la formación permanente resulta necesaria ya que contribuye al mantenimiento del puesto de trabajo a largo plazo además de potenciar el desarrollo personal y social de la persona con discapacidad, favoreciendo así una posible promoción laboral y una mejor adaptación al entorno social.